Archive for April, 2010

Investigaciones Relacionadas con la Memoria Celular

Monday, April 5th, 2010


Investigaciones relacionadas • Dice Thomas R. McClaskey, D.C., C.H.T., B.C.E.T.S.: “Aunque la comprensión del ser humano que la ciencia moderna tiene actualmente es aún muy primaria, se está poniendo cada vez más en evidencia que la química de las emociones es un factor clave en cualquier intervención terapéutica, si esperamos tener resultados a largo plazo o permanentes. Todas las memorias están grabadas en el nivel celular y, por consiguiente, cualquier método que altere de manera beneficiosa los patrones de memoria destructivos deben ser evaluados cuidadosamente al tratar problemas derivados del estrés ocasionado por traumas u otras condiciones psicosomáticas o psicológicas”.1

• En su libro Molecules of Emotion: Why You Feel the Way You Feel (‘Moléculas de la emoción: ¿por qué te sientes como te sientes?’), la doctora Candace Pert, profesora del departamento de Fisiología y Biofísica de la Universidad de Georgetown, postula que “la mente no está sólo en el cerebro, sino que existe en todo el cuerpo”. Pert es una experta en la farmacología de los péptidos. “La mente y el cuerpo se comunican a través de unos químicos llamados péptidos –dice–. Estos péptidos se encuentran tanto en el cerebro como en el estómago, en los músculos y en todos los órganos más importantes. Yo creo que se puede acceder a la memoria en toda la red creada por los péptidos y por los receptores; por ejemplo, una memoria asociada a la alimentación unida al páncreas o al hígado, y esas asociaciones pueden ser transplantadas de una persona a otra.
”Las memorias no sólo son almacenadas en el cerebro sino también en la red psicosomática que se extiende por todo el cuerpo, a lo largo de las conexiones entre los órganos hasta la superficie de nuestra piel.”

Al descubrir los neuropéptidos en todos los tejidos del cuerpo, Pert sugiere que tanto los pensamientos como las memorias pueden permanecer inconscientes o pueden hacerse conscientes a través de receptores celulares, lo que abre la posibilidad de conexiones psicológicas entre las memorias, los órganos y la mente.

• Por su parte, Paul Pearsall, M.D., psiconeuroinmunologista, autor del libro The Heart’s Code (‘El código del corazón’), ha investigado durante varios años la transferencia de memorias a través de órganos trasplantados. Luego de entrevistar a más de ciento cincuenta personas receptoras de corazones y otros órganos, Pearsall expone la idea de que las células de los tejidos vivos recuerdan.

• Gary Schwartz, Ph.D., y Linda Russek, Ph.D., coautores del libro The Living Energy Universe (‘El universo de energía viviente’) son científicos que trabajan en la Universidad de Arizona. Ellos proponen la hipótesis de que “todos los sistemas corporales almacenan energía de manera dinámica… y que esta información conforma un sistema que continúa vivo y evolucionando aun después de que la estructura física se haya destruido”. Schwartz y Russek creen que es así como la información del donante puede hacerse presente de manera consciente o inconsciente en el receptor de órganos o tejidos.

• También Bruce Lipton, científico e investigador norteamericano, creador de la epigenética, dice en su libro The Biology of Belief (‘La biología de las creencias’): “Ya no podemos permitirnos ignorar la milagrosa sabiduría natural del cuerpo humano. En este instante, en él hay billones de células embriónicas indiferenciadas diseñadas para reparar o reemplazar tejidos y órganos dañados. Sin embargo, la actividad y destino de estas células regenerativas están epigenéticamente controlados. Eso quiere decir que están siendo profundamente influenciados por nuestros pensamientos y percepciones del entorno. Así, por ejemplo, nuestras creencias acerca de la vejez pueden interferir o mejorar la función de nuestras células indiferenciadas, causando la regeneración o declinación de nuestra fisiología”.
En otra parte de su libro, Lipton aclara: “De la misma manera en que el aparato de televisión capta las ondas transmitidas a través del aire, así también los receptores celulares captan la información de nuestro entorno exterior formando así lo que llamamos nuestra individualidad personal. Esta información tiene la forma de radiación electromagnética y es recibida y apropiada por nosotros de la misma manera en que bajamos información de la Internet y la guardamos en archivos en nuestras computadoras. Y en la misma forma en que sólo bajamos cierta información de la Web y no toda, así también nosotros ‘bajamos’ una banda acotada de toda la información guardada en el espectro electromagnético universal”.