Cristina Suarez

Cristina Suárez

Información de Contacto

Ubicación: Buenos Aires, Argentina
Tel Fijo: +     Email: cris-cmr@hotmail.com
Pagina Web: www.EmpoderamientoEmocional.com

Biografía / Certificaciones

Estudié Economía en la Universidad Católica Argentina. Durante casi 20 años me desempeñé en puestos gerenciales en el área de Marketing en empresas multinacionales. A lo largo de mi carrera realicé diferentes cursos y seminarios orientados al liderazgo y al trabajo en equipo, tratando de encontrar la forma de implementar un modelo más humano en las organizaciones.
A partir de una situación de profundo dolor, decido retirarme del ámbito empresarial para poder encontrarme, convencida de que lo que creía era el “éxito” no me conducía a la paz interior y la felicidad. Vuelvo a vivir en contacto con la naturaleza y comienzo una comprometida búsqueda espiritual.
Realizo un posgrado en Coaching Organizacional, con la dirección académica de Freddy Koffman (autor de Metamangement y la Empresa Conciente) y lentamente comienzo a volver al mundo laboral con la intención de contribuir. Desarrollo actividades de coaching
conciente, ayudando a profesionales independientes, o a las personas en las empresas, a reflejar sus valores en su actividad cotidiana.

Me motivó a tomar el entrenamiento de cmr el darme cuenta que a pesar de todo el camino recorrido una parte mía se había apagado y no lograba vivir en plenitud.
Al descubrir la fuerza limitante de mis creencias y mis patrones de conducta, siento una real transformación. Puedo abrazar el dolor y reconocer la maravilla que mora en mi interior. Recupero la alegría por las cosas simples de cada día. Y encuentro la verdadera paz interior.

Hoy dedico parte de mi tiempo laboral a mi tarea como facilitadora porque disfruto poder acompañar en su proceso de autotransformación a quienes me consultan.
Cuando en poco tiempo, compruebo los cambios que vivencian a partir de contactarse con la sabiduría de su cuerpo, agradezco a la Vida ser su instrumento.

Testimonios

"A lo largo de mi vida estube guiada por cosas que ahora catalogo como “temas atrapados”, sin resolver. Al no tener mayor conciencia de ellos, en la adultez no solo los repetí, sino que los reforcé con mi comportamiento, sin querer hacerlo.   Hice muchas cosas tratando de resolverlos, desde distintos tipos de terapia, a psicodrama, expresión corporal, teatro, grupos de reflexión, etc. Todas me dejaron algo positivo, pero no llegaba al fondo de mis trabas, aunque no sabia con certeza de que se trataban.   Hasta que conocí CMR, En pocas sesiones pude conectarme conmigo, con esa parte mía a la que antes no había podido acceder, con mi verdadera voz interior, con mi ser real. Que fué ??, No sé, no fue pensado, sólo me dejé guiar por Cristina . Llegué directo a partes mias, que antes no tenia contacto, Me conecté con emociones muy primarias estancadas, Esa conexión me “liberó”, me permitió “destrabarme” en algunos aspectos centrales para mi. Tomé conciencia que podía ver y hacer las cosas desde otro lado, que la facultad esta en mi. Ahora me conozco más, tengo más poder de elegir cómo hacer y cómo reaccionar, me siento más liviana y liberada, Más contenta."
Constanza Echagüe (55), Gerente de Recursos Humanos

"Luego de la primera sesión me desapareció el 90% aprox. de una puntada en la zona del omoplato izquierdo que no lograba aflojar. También al día siguiente de esa sesión me desperté muy contenta, como que había recuperado algo de mi capacidad de asombro y alegría, y ahí me di cuenta que hacía por lo menos 2 años que no sentía esa alegría de vivir que fue siempre una parte mía.
Siento haberla recuperado a partir de cmr. O sea, que en muchos momentos siento profundamente una alegría simplemente por ver la naturaleza, o por estar viva y sana, o por algo artístico, o un encuentro, etc. De a poco veo que cmr me está ayudando en la conexión y aceptación de lo que siento y vivo en cada momento"

Patricia Gonzalez (48), Músicoterapeuta Internacional a.

"Desde que inicié el trabajo con CMR me dí cuenta que era como una olla a presión y Cristina me mostró donde está la válvula de escape del exceso de presión. Cada situación nueva o no, que vivo o recuerdo, que me angustia, me da bronca o me incomoda, trato de reconocerla y aceptarla y en ese momento siento alivio.
Estoy empezando a conocerme y escucharme. Es fuerte porque son situaciones que vienen una atrás de otra y veo formas de ser y de pensar mías que no me hacen bien y nunca lo había visto de esa manera. Siento que ahora puedo elegir y no sentirme víctima.
Gracias nuevamente por haberme mostrado el camino"

Martín Quesada (35), Gerente Administrativo Financiero sf