El dolor.

Pensamos que cuando experimentamos resentimiento, celos, vergüenza o miedo es una mala noticia y tratamos de disimularlo, esconderlo o negarnos a sentir ese dolor.

Pero esos momentos son claramente momentos de liberación, de aprendizaje y evolución. Nuestra vida nunca será igual una vez que hayamos aceptado, sentido y trascendido ese dolor. Si prestáramos más atención a esos momentos, pienso no deberíamos ir en búsqueda de que alguien nos dijera que es lo que tenemos que aprender ¡allí lo tenemos!

Cuando llega una persona o alguna situación de dolor, pone en evidencia donde es que estamos estancados. Y cada día, tenemos una y otra vez la posibilidad de mirar nuestros miedos en los espejos que nos llegan. Pero hacemos todo lo posible por cerrar los ojos y abrimos un libro buscando lo que tenemos que aprender ¡Y acabamos de dejarlo pasar!

Nos cuesta un poco ver estas situaciones como aprendizajes. Y pienso que la razón no es que tenemos miedo de enfrentar las situaciones, sino que tememos sentir las emociones que se despertarán. Tenemos miedo a sufrir. O, más claramente, tememos que ese dolor sea para siempre.

Y al tratar de escapar, caemos en la trampa. Evitando sentir el dolor de una vez por todas y trascenderlo, comenzamos a sufrir. Sufrimos porque el dolor queda dentro de nosotros y comienza a opacar el brillo de nuestra alma. De hecho, muchas adicciones –drogas, comida, alcohol, relaciones…- nacen en esos momentos, cuando tratamos de aliviar con algo externo el dolor que llevamos dentro y no pudimos liberar.

No es necesario ir de la mano del drama para liberar el dolor. Alcanza con que podamos ver con claridad aquello que nos atormenta. No reprimamos las emociones, las observemos en meditación. Seamos testigos lo que sentimos mientras respiramos conscientemente. No ataquemos ni nos defendamos de la persona por la que nos sentimos amenazados. Cerremos los ojos y observemos nuestros juicios. Ser testigos de ellos es el principio del proceso de sanarlos.

Y si no podemos trascender el dolor como quisiéramos, aceptemos esa experiencia así como sucedió. A veces, el aprendizaje es solamente ese: saber que no siempre estamos en control de todo lo que nos pasa. Y aceptar nuestra vulnerabilidad….
Respira….

Julio Benvione

Te invitamos a que te registres en las e-Series gratuitas en Liberación de la Memoria  Celular.  Las e-Series son lecciones y ejercicios semanales que recibirás en tu email, y donde podrás comenzar a aplicar los principios sanadores a tu vida diaria.

Visita y únete a nuestra comunidad virtual Ser Real, donde encontraras diversos artículos, grupos y muchos amigos. También nos encuentras en facebook.

16 Responses to “El dolor.”

  1. Natalia vera says:

    Muy cierto lo que publicas

  2. Excelente!! Comparto totalmente lo que dice el artículo! Me he capacitado y sigo entrenando en la técnica de Decodificación de la Memoria Celular con Eduardo Melamud, en Bs As -Argentina.
    Estoy fascinada con la técnica, en lo personal ha sido una terapia muy iluminadora, he avanzado mucho gracias a ella, y estoy en estos momentos comenzando a divulgarla, a compartirla y también ejercerla.
    Las bondades de las redes sociales y la web nos enriquecen al acceder a otras personas que hacen y sienten lo mismo.
    Felicitaciones por el blog!!

  3. fanny says:

    Hola me gustaria recibir lecciones y ejercicios para aprender a sanar mis de dolor… gracias

  4. isabel medir says:

    Cuesta no defendernos y no atacar cuando nos sentimos o nos creemos amenazados por alguien, el ego se enciende y es difícil controlarlo en estas situaciones. Atención, vigilancia, mirar con los ojos del corazón, una buena respiración y buscar el silencio son las herramientas que hemos encontrado en el camino hacia el amor universal…

  5. Maria Alix Perez Mantilla says:

    Deseo unirme a su comunidad virtual Ser Real, para enriquecerme de los diversos artículos, grupos y muchos amigos. Se los agaradezco.

  6. COMO ANILLO AL DEDO
    esta informacion fue tan oportuna,…como un trapesista suelta el culumbio , y queda en el aire, pero que oportumo es cuando su compañero le lanzo el otro trapecio, y lo coje justo en el momento…..par no caer al vacio…ya que estaba en un momento en el que iba aexplotrar por una situacion y ahora veo que por ignorancia uno puede hacer y decir, cualquier tontera, y ser reactivo….pero la luz de esta informacion, me ayudo a: y siento que di un paso giante, porque no me reprimi, y fue automatico la calma que senti y es como cuando se despeja la obcuridad con el sol…asi, y etsoy en calma. entendiendo las cosas, y viviendo algo superior este desde este momemt…gracias..GRACIAS CUANDO EL ALUMNO ESTA LISTO EL MAESTRO APARECE..

  7. Admin says:

    excelente!

  8. mariana peña says:

    gracias infinitas

  9. Isolde molina Wille says:

    Excelente reflexión

  10. SANDRA LEONOR FLORES says:

    ME gustaría seguir sus lecciones

  11. Admin says:

    Haz tomado las eseries sin cargo?
    Haz escuchado las conferencias gratuitas?
    Empieza aqui:
    http://www.lamemoriacelular.com

  12. Victoria Del Nero says:

    Gracias por la oportunidad de crecer, de aprender, de sanar..!

  13. Vivían Matos says:

    Excelente artículo. Comparto!

  14. rutiampa@hotmail.com says:

    hermoso

Leave a Reply